Para cambiar el mundo con el ejemplo del CHE

¿Quién fue y qué hizo el Che?

El 14 de junio de 1928 nace en Rosario Ernesto Guevara. Poco tiempo después sufre una pulmonía que dejaría sus secuelas. A los 2 años tuvo su primer ataque de asma. En marzo de 1947 la familia se instala en Buenos Aires, y Ernesto con 19 años se inscribe en la Facultad de Medicina.
A fines del ’51 interrumpe sus estudios y acepta la invitación de su amigo Alberto Granado para hacer un viaje en motocicleta por el continente. Se suma al viaje en un momento en que busca una motivación esencial para su vida: Ernesto no ha encontrado todavía su destino.
Luego de cruzar Argentina pasan a Chile. En sus notas de viaje escribe: “a la luz de una vela con que nos alumbrábamos para cebar el mate, las facciones contraídas del obrero ponían una nota misteriosa y trágica. En un idioma sencillo y expresivo contaba de sus tres meses de cárcel, de su mujer hambrienta, de los compañeros comunistas que la policía había fondeado en alta mar o habían desaparecido misteriosamente. El matrimonio, aterido en la noche del desierto, acurrucado uno con el otro, era la representación del proletariado de cualquier lado del mundo. Nos apiadamos de ellos, ya que no tenían ni una mísera manta con que taparse y les prestamos las nuestras. Fue esa una de las noches en que he pasado mas frío, pero también en la que me sentí un poco más hermanado con los hombres”. Las condiciones de trabajo de los mineros chilenos impresionan a Ernesto. La agudeza y sensibilidad con que observa a su alrededor, quedan plasmadas en sus fotografías.
La moto se rompe y deben abandonarla en Chile. Luego recorren Perú y van a trabajar un tiempo a un leprosario donde conocen al doctor Hugo Pesce, quien los apoya y se convierte, para ellos, en un ejemplo de médico comprometido con su pueblo.
En agosto, Ernesto vuelve a terminar sus estudios a la Argentina. Mucho ha cambiado en él y se refleja en sus notas: “El personaje que escribió estas notas murió al pisar de nuevo tierra argentina. El que las ordena y pule, yo, no soy yo, por lo menos no soy el mismo yo interior. Ese vagar sin rumbo por nuestra mayúscula América me ha cambiado más de lo que creí…”
En marzo del ’53 se gradúa de médico con una tesis sobre alergia. Es llamado al servicio militar obligatorio pero lo declaran no apto. Decide irse a Venezuela, donde estaba Alberto Granado, y parte en julio junto a otro de sus amigos, Calica Ferrer. Pasa primero por Guatemala donde se viven los últimos meses del gobierno progresista de Jacobo Arbenz. Allí conoce a Hilda Gadea quien será su primera esposa y con quien tendrá su primera hija. También conoce a Ñico López, exiliado cubano miembro de las fuerzas encabezadas por Fidel Castro. Ante el inminente golpe de Estado dirigido por los norteamericanos, se suma a la resistencia guatemalteca. Consumado el mismo, el Presidente Arbenz no organiza una verdadera resistencia y renuncia. Ernesto se refugia en la Embajada Argentina y logra salir hacia México. Se convence ahora de que los términos medios son la antesala de la traición. Sus convicciones se afirman, pero no sabe aún si será un actor o un espectador interesado en la acción.
En México conoce a Raúl Castro, que acaba de salir de la cárcel y le cuenta algo sobre la realidad de Cuba. Enseguida conoce a Fidel y decide incorporarse a la organización que éste dirige: comienza a prepararse para su futuro guerrillero, será el teniente médico en la expedición a la isla. Su asma no lo invalida mientras entrena, y el instructor Alberto Bayo (oficial en la lucha contra el fascismo en España) lo califica como “el mejor de todos”. Sus compañeros cubanos lo identificaran en adelante, cariñosamente, como el “che”. Durante los preparativos finales le deja una carta a su madre: “para evitar patetismos pre mortem, esta carta saldrá cuando las papas quemen de verdad y entonces sabrás que tu hijo, en un soleado país americano, se puteará a si mismo por no haber estudiado algo de cirugía para ayudar a un herido… Y la lucha será de espaldas a la pared, como en los himnos, hasta vencer o morir. Te besa de nuevo, con todo el cariño de una despedida que se resiste a ser total, tu hijo.”
El 25 de noviembre de 1956, el yate Granma parte hacia Cuba con 82 hombres comandados por Fidel Castro, el 2 de diciembre más que un desembarco fue un naufragio, llegan al sur del oriente cubano y deben cruzar a pie el pantano que los separa costa. El Che sufriendo un ataque de asma. A los 3 días son detectados y atacados por el ejército del dictador Batista. En medio de un terrible desorden y muchas bajas sufridas parece que todo va a terminar. Después de 3 semanas Fidel logra reagrupar una pequeña tropa con 7 fusiles y 12 hombres, el Che es uno de ellos.
Durante los primeros meses forman y construyen una columna guerrillera, se suman campesinos y combatientes urbanos. El Che es el médico de la columna y de los campesinos, y se destaca como combatiente. En julio del ’57, al ver que el Che había organizado una nueva columna, Fidel decide reconocerla como tal y lo nombra comandante de la misma: “la dosis de vanidad que todos tenemos dentro hizo que me sintiera el hombre mas orgulloso de la tierra ese día…” El Che despliega su capacidad organizativa y una enorme sensibilidad con los campesinos. En agosto de 1958 el Ejército Rebelde derrota la ofensiva de Batista y Fidel decide enviar dos columnas hacia el centro de la isla para derrotar definitivamente a la dictadura, una al mando de Camilo Cienfuegos y la otra al mando del Che. Con hambre, sed y terriblemente agotados recorren en terreno llano más de 600 km en 46 días a pie. El Che se destaca durante la ofensiva final, asaltan un tren blindado con miles de soldados y armas como parte de la toma de Santa Clara (tercera ciudad del país) a la cual entra aclamado por su pueblo en la mañana del 1º de enero de 1959, poco después de la fuga del dictador. Fidel ordena a Camilo y al Che avanzar y ocupar La Habana.
Tras el triunfo, la revolución extendió la reforma agraria, iniciada durante la insurgencia y, en respuesta al embargo al azúcar cubano decretado por Estados Unidos, expropió las empresas norteamericanas. El Che estuvo al frente de los juicios a los criminales de la dictadura, fue presidente del Banco Central y Ministro de Industrias, además de Comandante de la Revolución. Como constructor del socialismo, producto de su gran sensibilidad humana y del profundo conocimiento del marxismo, puso su esfuerzo principal en la transformación de la conciencia individualista, legada por el capitalismo, en otra solidaria. Su mayor obra, que lo pone entre los más grandes de la historia, fue el intento de construir el hombre nuevo, la sociedad de hombres y mujeres socialistas.
Pero como él entendía que esa conciencia sólo se podía lograr a escala mundial, se propuso extender la revolución a toda América Latina. Después de una gira por los países de África, Fidel, que consideraba prematuro su proyecto, lo invita a llevar sus esfuerzos combatientes al Congo, pero 7 meses después se retira muy abatido, nada salió como esperaba. En Praga pasa balance, no sabe aún que su ejemplo inspirará a miles de cubanos y cubanas en la solidaridad internacional pocos años después. Pero su visión internacionalista no lo deja quieto, persiste en su objetivo y, con el apoyo de Fidel, organiza las fuerzas para ir a Bolivia, donde ve un potencial revolucionario que podría desplegarse hacia el resto del continente. Después de meses de combate, con solo un puñado de hombres, herido en una pierna e inutilizado su fusil, es capturado por el ejército boliviano el 8 de octubre de 1967, y asesinado por orden de la CIA norteamericana al día siguiente.
El 9 de octubre de 1967 Ernesto Guevara, el Che, entra en la historia para siempre, su imagen recorre el mundo hasta hoy, y su ejemplo se hace presente cada vez que un pueblo lucha por su liberación.

¡Hasta la victoria siempre!

Te invitamos a construir la Juventud Guevarista
Desde la Juventud Guevarista difundimos las ideas del Che, de la Revolución Cubana y de las luchas de todos los pueblos de América Latina, de los independentistas de la primera hora, con San Martín, Bolívar y Martí, y de los luchadores revolucionarios que batallaron por construir una gran patria latinoamericana en la senda del socialismo. Militamos en los barrios, en nuestros lugares de trabajo, en los centros de estudiantes secundarios y universitarios, y en cada lugar donde esté el pueblo y haya quien quiera levantar las banderas de nuestra emancipación.
El Che es nuestro máximo ejemplo y nos marca la senda.
Si querés construir la Juventud Guevarista en cualquier lugar del país, en tu ciudad o en tu lugar contactanos y empezamos.
Cada vez más jóvenes nos comprometemos en la lucha por la utopía posible: derrotar al capitalismo y sustituirlo por la sociedad socialista, de hombres nuevos y mujeres nuevas.

CONTACTOS
Capital (CABA) <jg.regcapital@gmail.com
Zona Norte <jgzonanorte@gmail.com
Lanús <jglanus@gmail.com
La Plata <correoguevarista@gmail.com
Berisso <juventudguevaristaberisso@yahoo.com.ar
Tandil <tandil@juventudguevarista.com
Junín <juventudguevaristajunin@hotmail.com.ar
Rosario <rosario@juventudguevarista.com
Santa Fe <juventudguevaristasf@yahoo.com
C. del Uruguay <juventudguevarista.cdelu@gmail.com
Gualeguaychú <jg_gualeguaychu@hotmail.com
Santa Rosa <jgsantarosa@gmail.com
General Pico <jggeneralpico@hotmail.com
Trenque Lauquen <jgtrenquelauquen10@gmail.com
San Luis <jg_sanluis@hotmail.com
Villa Mercedes <jg_villamercedes@hotmail.com
Mendoza <jg.regmendoza@hotmail.com

www.juventudguevarista.com.ar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s