Nuestr★s compañer★s lucharon por la Patria Socialista

marcha copiaNuestr★s compañer★s lucharon por la Patria Socialista

Han pasado 37 años del último y más feroz golpe de Estado que haya sufrido nuestro país. El pueblo argentino, a través de los organismos de derechos humanos y organizaciones políticas y sindicales, se moviliza hoy, como hace más de 30 años, en la lucha por memoria, verdad y justicia, logrando profundos avances en la conciencia colectiva sobre la necesidad de perseguir, enjuiciar y condenar (judicial y socialmente) a los genocidas, a los cómplices, promotores y beneficiarios.

¿Cuál era la situación anterior al golpe?

El año 1969 es un punto de quiebre en la situación política y social de Argentina. Las puebladas en todo el país se hicieron escuchar. El Cordobazo y los Rosariazos fueron los hechos más claros del hartazgo con la Dictadura Militar del General Onganía que comenzó en 1966.

Fue durante esos años que los trabajadores y el pueblo comenzaron a ganarle terreno a los que siempre se habían beneficiado. Perdieron el miedo, empezaron a pensar con libertad y entendieron claramente que el principal de los males es el capitalismo y que el socialismo, como sistema más justo, se encuentra en un futuro lleno de esperanzas y promesas. Todas las organizaciones revolucionarias levantaban la consigna de la Patria Socialista.

¿Por qué se produjo el golpe del ’76?donde esta santucho

Sólo una dictadura, como jamás sufrió el pueblo, podía frenar las conquistas que éste había logrado. Y fue cívico-militar, ya que la instalación y organización del golpe de Estado tuvo como cómplices a muchas empresas y grupos civiles. Entre los más destacados podemos nombrar al Consejo Empresario Argentino (CEA, hoy Asociación Empresaria Argentina – AEA); Sociedad Rural Argentina (SRA), Grupo Clarín, Mercedes Benz Argentina, Acindar, Ford y Ledesma, entre muchos otros.

La responsabilidad de los patrones en la dictadura estuvo asociada a su necesidad de sostener las abultadas ganancias empresariales y con perpetuar el sistema que las garantizaba, el capitalismo. Esto sólo era posible exterminando a la militancia en las fábricas y empresas, que durante los años previos al golpe luchaban por un tipo de sociedad más justa y equitativa.

Pero la relación de las empresas con las fuerzas armadas no fue sólo por los beneficios económicos adquiridos, sino que también participaron del proceso represivo proveyéndoles apoyo logístico (vehículos, dinero, etc), contratación de personal encubierto para infiltrar en grupos de trabajadores, elaboración de listas negras de obreros y hasta instalando centros clandestinos de detención al interior de las fábricas.

¿Por qué fue una dictadura genocida y contrarrevolucionaria?

Esto fue debido a que existió un plan sistemático de exterminio, que se apoyó en una coordinación nacional e internacional (plan Cóndor), los espacios físicos para la detención y tortura (centros clandestinos), los métodos represivos de secuencia secuestro-tortura-desaparición-muerte y los interrogatorios, como así también la selección de los sujetos y flancos ordenados con un criterio político. Allí es donde radica el carácter de genocidio, en la planificación, en el alto grado de organización para llevar adelante el exterminio. Y contrarrevolucionaria por su doble objetivo principal e inseparable: “aniquilar” al movimiento obrero y revolucionario desarrollado en Argentina, que luchaba por el socialismo; lo que les permitió desarrollar un modelo económico de mayor explotación, enriquecimiento empresario y servil a los intereses imperialistas. Había que eliminar las conquistas logradas por el pueblo, para luego destruir al país sin oposición alguna.

Las consecuencias llegan hasta hoy

Se avanzó, y mucho, en los juicios a los represores del genocidio perpetrado durante la última Dictadura Militar, más allá de los obstáculos de un poder judicial que todavía en su seno contiene jueces y funcionarios cómplices.

El gran desafío hoy, es transformar este modelo económico-social que nos dejó la dictadura militar y que profundizaron los gobiernos neoliberales siguientes. Mejoramos mucho, pero aún creemos que es necesario avanzar hacia una democracia con justicia social y participación protagónica de todo el pueblo. Si no atacamos firmemente el poder de los monopolios que concentran en pocas manos la propiedad de grandes porciones de tierras, de la banca y de las ramas productivas estratégicas (como ferrocarriles, petróleo, siderurgia, cemento, telecomunicaciones, etc.) seguirán en pié los fines por los cuales la dictadura ensangrentó a nuestro pueblo.

Continúan las injusticias contra las que luchó el movimiento obrero y revolucionario. Nuestros compañeros lo tenían claro. Ellos no lucharon por humanizar el capitalismo, lucharon por una verdadera y profunda independencia. Por eso, hoy levantamos sus banderas bien alto y decimos fuerte: ¡Nuestr★s compañer★s lucharon por la Patria Socialista!

logo_JG_2

P1160285

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s