Nuestra posición ante las elecciones presidenciales

BANNER DECLARACION ELECCIONES-01La  opción del tridente o la alternativa del Frente

Es un hecho que son tres los principales candidatos que desde la cúspide del poder se levantan para suceder a Cristina Fernández: Scioli, Macri y Massa. Pese a que intentan diferenciarse, la triste realidad es que los tres representan los mismos intereses, los tres tienen la misma procedencia y los tres tienen los mismos objetivos. Veamos: Massa proviene de la UCeDe, partido liberal nacido en los 80’s que terminó fundiéndose con el Partido Justicialista liderado por Menem dada sus inocultables similitudes. Macri, desde su rol como empresario, se enriqueció escandalosamente durante los 90. Su trayectoria política está definida por el crecimiento de sus cuentas bancarias y el vaciamiento de lo que tuvo que administrar. En la ciudad de Buenos Aires nos deja una educación y salud devastadas, gastos superfluos que no son más que negociados para sus amigos y muchos globos amarillos que no alcanzan a ocultar políticas de represión y persecución a todo lo que huela a popular. Scioli, por su parte, fue funcionario y Diputado durante el gobierno de Menem. También nos deja como herencia una provincia que bajo su mando creció en fuerzas de represión y también en las deudas con los trabajadores, más de veinte mil docentes bonaerenses así lo atestiguan. En este contexto también cabe preguntarse ¿a quién representan? Indudablemente a los sectores concentrados de la economía, a la gran burguesía nacional, a los grandes banqueros y a los dueños de la tierra. No por casualidad el vicepresidente de la UIA (Unión Industrial Argentina) declaró que “no hay diferencias entre Macri y Scioli”, le agregamos: tampoco las hay con Massa. Y por último, ¿hacia dónde van?, ¿qué implicaría un gobierno con cualquiera de los tres a la cabeza? La respuesta es una sola: el ajuste. Desde hace tiempo los empresarios y “hombres de campo” le vienen reclamando al Gobierno Nacional que “hay que ajustar”. Cuando un empresario pide esto, solo puede significar que la variable de ajuste sean los salarios de los trabajadores, jamás las ganancias de los empresarios.

En síntesis, la burguesía nacional aliada al imperialismo, los sectores concentrados del campo y del capital financiero se garantizaron que el próximo gobierno, tenga el nombre que tenga, responda a sus intereses, intereses alejados de los de los trabajadores, de las clases populares en Argentina.Lo que parece venir es pues, un acuerdo entre las clases dominantes para mejorar sus negocios, dejando atrás las viejas rencillas que las alejaban.

El candidato es el Proyecto

Sin embargo, desde los sectores del kirchnerismo puro insisten en que Scioli no representaría a la derecha y en que está “rodeado” (¿cómo lo estaba Néstor por Duhalde cuando llego al gobierno?) y por lo tanto significa la continuidad del modelo. Es importante resaltar aquí que en los últimos tiempos los tres paladines del ajuste no hicieron más que tirarle flores a los que pueden considerarse logros del modelo kirchnerista en cuanto a políticas sociales: ninguno va a tocar YPF ni la Asignación Universal por Hijo y mucho menos la Ley de Comunicaciones Audiovisuales o el matrimonio igualitario. Estas avanzadas políticas sociales y su consecuente ampliación de derechos no deben ser entendidas por los trabajadores y el pueblo como surgidas de la buena voluntad del gobierno, se trata de conquistas ganadas luego de años de luchas y de una profunda crisis de hegemonía que a fines de 2001 sacó a todos y todas a la calle a gritar “que se vayan todos”. Si los candidatos burgueses sostienen a los cuatro vientos que no van a retroceder en estas políticas es, claramente, porque no pueden hacerlo.

Lo que el kirchnerismo intenta ocultar es que luego de 12 años de gobierno la continuidad solo puede garantizarla un hombre que proviene del menemismoy que, pese a sus declaraciones, inevitablemente va a cumplir con el programa de los empresarios, a quienes ha respondido durante toda su trayectoria política. Los kirchneristas puros argumentan que están dispuestos a “tragarse el sapo de Scioli”. Pero, ¿alguien se preguntó quiénes van a ser los perjudicados por este sapo? Nuevamente, los trabajadores, los pobres y desocupados. Lo que para algunos significa simplemente “tragarse el sapo” para las clases populares significa desocupación, profundización de la precarización, la pérdida de derechos adquiridos, la represión, la continuidad de los negocios de trata y narcotráfico en manos de una policía corrupta con cada vez más poder, por citar algunos ejemplos.

El acuerdo representado por Scioli es tan claro que optaron desde la Casa Rosada por no esperar a la segura derrota de su excandidatoRandazzo y, con el artilugio de presentar a Zannini como el supuesto representante del kirchnerismo, no hacen otra cosa que cerrar el pacto de gobernabilidad dentro del aparato del PJ, pues Zannini es el vicepresidente de Scioli, no al revés, mal que le pese a las clase medias kirchneristas. El progresismo k se sacó la máscara y ahora es imposible que engañe a nadie.

El camino del pueblo y los trabajadores.

Hay que entender que parte de la estrategia burguesa es presentar y llevar hasta sus últimas consecuencias la falsa idea de las múltiples alternativas frente al escenario electoral. Sin embargo, el acuerdo en pro del ajuste ya está cocinado.Este arreglo de los sectores dominantes no puede ser respondido de otra manera sino con la organización legítimamente autónoma del pueblo trabajador. En ese sentido,creemos que en la política frentista de la izquierda se depositan muchas de las expectativas de sectores de la clase trabajadora. La unidad de la izquierda, más que una forma de enfrentar las elecciones, es también una responsabilidad histórica; la de convocar a amplios sectores del pueblo. Por el contrario, la dispersión de esfuerzos ayudará a consolidar aún más la estrategia de la burguesía que intenta relegar a nuestras organizaciones a planos marginales. Pensamos que la manifestación clara de lo que implican las diferentes posiciones políticas y la propaganda programática por encima de los resultados circunstanciales es el camino que la izquierda está obligada a afrontar, a sabiendas de que la victoria electoral no será más que un paso en el desarrollo del poder político de las masas trabajadoras.

Por todo ello, desde la Juventud Guevarista-Unión del Pueblo y el Movimiento Izquierda Revolucionaria de Patagonia venimos organizándonos desde hace varios años. En algunas ciudades ya contamos con la fuerza y el respaldo popular suficiente para presentar candidaturas a laspróximas elecciones, entendiendo que ganarle las elecciones a la burguesía es fundamental para construir una sociedad futura aunque la lucha no se agote de ninguna manera en este plano. Hoy la lucha electoral es el escenario fundamental en donde hay que disputarles a la burguesía y a sus representantes, pero también sabemos las limitaciones que tiene este escenario y que la contrahegemonía se construye en cada rincón donde el pueblo se organiza para defender sus intereses y lograr nuevas conquistas.

 A quienes votar este 9 de Agosto

Hacemos expreso nuestro apoyo a las precandidaturas nacionales de Jorge Altamira y Juan Carlos Giordano, así como a las precandidaturas provinciales de Néstor Pitrola y Rubén “Pollo” Sobrero, en las próximas PASO del 9 de agosto. Es de público conocimiento que la JG-UP promovió un acuerdo con el Partido Obrero e Izquierda Socialista en La Plata que fue imposibilitado por la introducción, a reclamo del PTS, de una cláusula proscriptiva que frustró el ingreso de miembros de nuestras fuerzas a la Lista Unidad. Reiteramos también nuestra crítica a la actitud pasiva del resto de los integrantes del frente que, bajo la excusa de que el PTS rompería el FIT decidieron no enfrentarse a esta lógica expulsiva y sectaria. Una situación similar es la que impidió en Jujuy el ingreso de la corriente liderada por el secretario general del SEOM, Carlos “perro” Santillán. Creemos que las perspectivas de crecimiento, apertura y transformación del FIT en un gran polo de izquierda que presente candidatos provenientes del pueblo trabajador y construya una alternativa real de poder dependen de la victoria de la Lista Unidad y de la continuidad de la apertura de la discusión político- ideológica y el desarrollo de acuerdos prácticos y de acción promovida por las fuerzas políticas que la conforman.

Reiteramos a la vez nuestro pedido al PTS de abandonar su táctica mezquina y sectaria, que ha comprometido la unidad del FIT y sólo ha servido para que el nacionalismo burgués saque provecho de una interna en la que las divergencias, por responsabilidad de tal fuerza, no han girado alrededor de contenidos político ideológicos de ningún tipo sino alrededor de los lugares en las listas.

Un solo paso del movimiento real vale más que mil programas”, Carlos Marx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s